Glosario - L

 

 

Lago Titicaca.

Lago entre Perú y Bolivia, el más alto lago navegable del mundo a 3.914 metros sobre el nivel del mar. Del lado Peruano está el foco Femenino de la Tierra, activo en la actualidad. Sobre su plano etérico se encuentra el Templo de la Iluminación, cuyo Jerarca es el Dios Merú.

Ley.
Regla constante y universal que se cumple en todos los ámbitos a los cuales esté determinada. La Ley Básica de todas es la ley del "Ser" de las que se desprenden:

I. Tres Leyes Cósmicas

Síntesis, Atracción, Economía


II. Siete Leyes del Sistema

Vibración, Cohesión, Desintegración, Control Magnético, Fijación, Amor, Sacrificio y Muerte


III. Siete Leyes Crísticas

Sacrificio, Impulso Magnético, Servicio, Repulsión, Progreso Grupal, Respuesta Expansiva, De los Cuatro Inferiores

IV. Siete Leyes Herméticas

Mentalismo, Correspondencia, Vibración, Polaridad, Ritmo, Causa y Efecto, Generación

 

Lanelo.

Marck L Prophet tomó este nombre cuando ascendió. Es conocido por su corazón magnánimo y por su Amor hacia la gente común. Dos de sus principales encarnaciones fueron Sir Lanzarote del lago y el poeta norteamericano Longfellow.

 

Lanto.

Señor del segundo rayo, el de la sabiduría y la iluminación. Da clases a estudiantes no ascendidos en el Retiro del royal Teton (Wyoming) y trabaja cerca con Saint Germain para la libertad de la humanidad en esta era.

 

Llama gemela.

La contraparte masculina o femenina del individuo concebida a partir del mismo cuerpo de friego blanco, el ovoide ígneo de la Presencia YO SOY.

 

Llama trina.

Llama del Cristo que es la chispa divina de la vida afianzada en la cámara secreta del corazón de los hijos e hijas de Dios; la trinidad sagrada de poder, sabiduría y Amor que es la manifestación del fuego sagrado; el punto de contacto del alma con su Origen.

 

Llama violeta.

Aspecto del séptimo rayo del Espíritu Santo. Fuego sagrado que transmuta la causa, el efecto, el registro y la memoria del pecado, es decir, del karma negativo. También llamada la llama de la transmutación, la misericordia, el perdón y la libertad.

 

Llave de Oro.

Pequeño escrito del Doctor Emmet Fox, donde instruye cómo resolver todo problema invocando solamente el nombre de Dios. Fue el primer escrito de Metafísica que leyó Conny Méndez.


Llave Tonal.

Sonido de un Ser de Luz que puede ser encontrado dentro de una obra musical, sea ésta sinfónica o melódica.
 

Luz.

La luz espiritual es la energía de Dios, el potencial del Cristo. En el sentido de personificación del espíritu, el termino “Luz” puede ser usado como sinónimo de las palabras “Dios” y “Cristo2. Como esencia del espíritu, puede ser sinónimo de “fuego sagrado”. Es la emanación del gran Sol Central y de la Presencia YO SOY individualizada, el origen de toda la vida.

 

Labor sagrada.

 La particular vocación, modo de vida o profesión gracias  ala cual uno establece la valía de su alma, tanto para si mismo como para sus semejantes. Uno perfecciona su labor sagrada desarrollando los talentos que Dios le ha otorgado, así como los dones y gracia del espíritu Santo y poniéndolos ante el altar del servicio a la humanidad. La labor sagrada no es sólo la contribución que uno hace a su propia comunidad, sino también es el medio al cual el alma puede equilibrar la llama trina y pasar las pruebas de los siete rayos. Es un componente indispensable en el sendero de reunión con Dios en el darse en la vida práctica para Dios.

 

Lecturas.

Exploración de los registros y de la memoria del alma del pasado, presente y futuro y de los planos de conciencia más allá de lo físico. Si las lecturas las hace un psíquico o con una regresión por hipnosis, puede tratarse de una exploración  o del acceso al cuerpo astral y al cinturón de la Tierra, y por tanto de la conciencia humana con todos sus aspectos astrológicos personales y planetarios. Puesto que esto toma en cuenta experiencias del yo inferior sin beneficio para la integración continua del alma con el Ser Superior y su perspectiva –ya que se mira a si misma desde arriba, desde el plano de la casualidad hacia los planos de los efectos-, semejante lectura es cuando más unidimensional. Puede ser como una segunda representación que evoca emociones profundas, pero no recreará el éxtasis de la autotrascendencia del alma en una Conciencia Superior –el desenlace triunfa de su paso por la noche oscura.

 

Las Lecturas que hacen los Maestros Ascendidos de un chela son para que aprendan ciertas lecciones, para que fije metas y tome decisiones correctas, considerando todos los ángulos de la vida, incluyendo el karma del momento, las prioridades de la automaestría, el servicio junto con la llama gemela y una visión futura de libertad. Alcanzar esta libertad posiblemente dependa de un compromiso de sacrificarse en el presente –de aceptar voluntariamente obligaciones y deudas en el esfuerzo con la vista fija en la meta. Cuando los Maestros Ascendidos hacen una lectura, la dan para el discípulo que quiere saber no para satisfacer su curiosidad o para darse importancia sino para que pague el precio de la separación de su alma de la Ley del Uno. Salde karma, salga de la rueda de reencarnaciones, sirva la Raza YO SOY en sus actividades a favor de la humanidad, se reúnan con su llama gemela y asciende a Dios. Los Maestros Ascendidos presentan una evaluación exacta de la integración del alma con el Yo Crístico en los cuatro planos de la Materia. Aceleran el recuerdo del plan divino para esta vida y al comunican a sus estudiantes cuál  es su avance en el Sendero. Con base en la evaluación de los Señores del Karma, los Maestros revelan lo que es más esencial para la salvación del alma tomándolo del Libro de la Vida y del conglomerado de los registros custodiados por el Guardián de los Pergaminos.

 

Puesto que una lectura tomada del subconsciente abre los registros que el Yo Crístico, en aras de la sabiduría, ha sellado para esta vida, los Maestros Ascendidos recomiendan que en vez de hacer una lectura se equivoque la llama violeta para “limpiar”, es decir, transmutar, estos registros sin previa investigación para que el alma pueda ascender diariamente a Dios, transcendiendo el pasado, viviendo en el eterno Ahora, fortalecida por la Conciencia Superior. La llama violeta misma le puede revelar al alma y a la mente chispazos del pasado cuando éstos pasan por la llama para su transmutación. La transmutación por medio de la llama violeta nos libera para que seamos quienes en realidad somos por nuestras victorias ganadas para Dios, desembarazados de las alianzas erróneas del ayer.

 

Lemuria.

Mu, el continente perdido del Pacifico que, según el descubrimiento de James Churchward, arqueólogo y autor de El continente perdido de Mu, se extendía del norte de Hawai a tres mil millas hacia el sur, hacía la Isla Oriental y las islas Fiji  y estaba constituida por tres áreas de tierra que medían más de cinco mil millas de oriente a poniente. La historia que relata Chuchward de la antigua Tierra Madre está basada en los registros escritos en tablillas sagradas que asegura haber descubierto en la India. Con la ayuda de un sacerdote de un templo hindú, descifró dichas tablillas. Durante cincuenta años de investigación confirmó su contenido comprando con otros textos, inscripciones y leyendas que descubrió en el Sudeste de Asía, en Yucatán, Centroamérica, México, Norteamérica, el antiguo Egipto y otras civilizaciones. Él calcula que Mu fue destruido aproximadamente hace dos mil años, por el colapso de las cámaras de gas que sostenían al continente.

 

Ley cósmica.

La ley que gobierna matemáticamente, y sin embargo con la espontaneidad de la llama de la misericordia, ah toda manifestación a lo largo y ancho del cosmos en los planos del Espíritu y al Materia.

 

Libre albedrío.

La libertad de crear, la opción de elegir el camino de la derecha o el camino de la izquierda, la Vida o la Muerte, los espírales positivas o las negativas de conciencia. Como posee el don del libre albedrío, el alma puede elegir permanecer en el plano de la relatividad, donde el bien y el mal son relativos según la propia perspectiva en el tiempo y el espacio; o bien puede elegir el plano absoluto, donde el Bien es real y el Mal es irreal y el alma contempla “cara a cara” a Dios como Verdad viva. Libre albedrío significa que el individuo puede aceptar o rechazar el plan divino, las leyes de Dios y la oportunidad de vivir en la conciencia del Amor.

 

El don del libre albedrío otorgado por Dios conlleva a una cierta extensión de conciencia, conocida como extensión de la vida (una serie de encarnaciones), y “los términos de la habitación del hombre”. El alma, por tanto, no sólo está confinada al tiempo y el espacio durante su periodo de experimentación con el libre albedrío, sino también que está limitada a un cierto número de ciclos de vida. Al término de esta oportunidad (compartí mentalizada en días, años y dimensiones), el uso que haya hecho alma en cuestión del don del libre albedrío determina su destino.

 

El alma que ha escogido glorificar al Ego Divino (la realidad) asciende a la Presencia del Yo SOY EL QUE YO SOY. El alma que ha elegido glorificar al ego humano (la irrealidad) pasa por la segunda muerte, esto es, su conciencia de Autonegación será cancelada para siempre; y todas sus energías, que se pasan simultáneamente por el fuego sagrado al Gran Sol Central para que sean repolarizadas

 

Lucifer.

(Del latín, significa “portador de luz”.) Uno que alcanzó el rango de Arcángeles y cayó de la gracia del orgullo, ambición y el deseo de estar por encima de las Estrellas de Dios (hijo de Dios y Elohim), por encima de la gloria de la Sheckinah para rivalizar con el Altísimo.

 

“! Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana ¡…”Arquetipo del morador del umbral planetario, Anticristo. Los ángeles que fueron tras este archiimpostor, a  quien Jesús llamó “padre de la mentira” y “homicida…desde el principio”, son los caídos, o luciferinos, satanistas o hijos de Belial (por el nombre de sus lugartenientes). Más que desobedientes, estos que se rebelaron en contra de la Primera Causa eran blasfemos y desdeñosos del padre y de sus hijos, entre quienes encarnaron (Véase parábola de la cizaña entre el trigo, Mateo 13), habiéndoseles hecho descender –a la condición infante de la encarnación física- por las huestes del SEÑOR.

 

Lucifer fue atrapado “en la tierra” por el Arcángel Miguel el 6 de abril de 1975 (tal como antes habían sido atrapados “en el cielo”, él y sus ángeles, por el mismo Defensor de la Fe y sus ángeles) y llevado a la Corte del Fuego Sagrado en Sirio, donde fue juzgado ante los Veinticuatro Ancianos y las cuatro “bestias” en el juicio final delante del gran trono blanco. Pasó por la segunda muerte el 26 de abril de 1975. Muchos de los que siguieron al Caído en su Gran Rebelión contra el Hijo de Dios también han sido llevados a juicio. Su simiente, aún “airada contra la mujer” y su Niño-Hombre, sigue haciendo la guerra a los herederos de la Luz de Sanat kumara en al tierra. Diariamente el arcángel Miguel y las huestes del SEÑOR los atrapan y los remiten a que sean juzgados en el juicio final según se les acaba su tiempo –y son juzgados: “a cada hombre según sus obras”, como mostró el ángel de Jesús en una visión de los últimos días de la era de Piscis a Juan el revelador. Véase también Ángel Satanás.

 

Luciferino.

Véase Lucifer.

 

Luz.

La Luz espiritual es la energía de Dios, el potencial del Cristo.

Como la  personificación del Espíritu, el termino “Luz” puede utilizarse como sinónimo de los términos “Dios” y “Cristo”.

 

Como esencia espiritual, es sinónimo de “fuego sagrado”. Es la emanación del Gran Sol Central y de la Presencia YO SOY individualizada, y la Fuente de toda vida. Es lo que enciende la chispa divina, porque la Luz verdadera alumbra a toda manifestación de Dios que debe descender a un mundo oscurecido. El Portador de Luz es el que desplaza la Oscuridad, y la Luz de su Presencia YO SOY proviene de los reinos del Día Eterno.

 

Llama de Dios.

La llama de Dios; el fuego sagrado; la identidad, ser y conciencia de Dios en y como el núcleo del fuego blanco del ser. Moisés dijo: “Porque el SEÑOR  tu Dios es un fuego  consumidor.” Dondequiera que la llama de Dios está o es invocada por Su simiente, el fuego sagrado desciende y consume (trasmuta con su fuego blanco y la acción del Séptimo Rayo, la llama violeta) todo lo que no es su semejanza. Desde el fuego sagrado de Ahura Mazda revelado por Zaratustra, al bautizo “con fuego” de Jesús por el Espíritu Santo, a la percepción del apóstol del juicio por fuego, a la llama  eterna de las siete luces de los hebreos, todos los hijos del Uno que quieren retornar a la llama han reverenciado la llameante Presencia de Dios y Lo han contemplado en el centro mismo de la gloria de la Shekinah. Y en el corazón aceptan la realidad de las promesas que Él hizo al alma, la novia que espera: “Yo seré para ella, dice Jehová, muro de fuego en derredor, y seré por gloria en medio de ella.”

 

 


GLOSARIO

PRINCIPAL