Glosario - E

 

 

Estadios iniciáticos en el discípulo de la Palabra Viva: 1

 

Estudiante:

Durante esta fase el individuo estudia, se convierte en estudioso de los escritos y las enseñanzas del Maestro. Es libre de ir y venir dentro de su comunidad, gozando de la compañía de los seguidores del Maestro y de los frutos de su dedicación  pero sin haber declarado alguna responsabilidad en particular a la persona del Maestro. No ha pronunciado votos de ninguna clase, no ha hecho ningún compromiso, sino que más bien está estudiando para “presentarse aprobado” y poder ser aceptado como siervo, o coservidor (conocido también como “chela”), participando del gozo de la misión del Maestro en el mundo.

 

2. Discípulo (chela): El individuo desea establecer un vínculo con el Maestro, esto es, recibir enseñanza directamente del Maestro más que solamente de sus escritos publicados. El discípulo responde al llamado del Maestro de abandonar sus redes de enredos kármicos y deseos mundanos y seguirlo: “Venid, dejad vuestras redes, os haré pescadores de hombres.” El discípulo recibe las iniciaciones del cristo Cósmico en el transcurso de su servicio al Maestro, Su corazón, su mente y su alma han comenzado a desplegar más Amor en la forma de apreciación y gratitud por las enseñanzas recibidas durante el nivel anterior de estudiante. Este Amor se traduce en acción abnegada, desprendimiento, servicio y abandono en la Persona del Cristo, el sol detrás del Hijo del hombre del Maestro; una vez acelerado este estadio a nivel de “ofrecimiento aceptable”, y mientras el chela está dedicado a balancear la llama trina y saldar su karma, se sopesa si puede pasar al siguiente estadio.

 

3. Amigo: Los que se consideran como amigos del Maestro inician, por invitación –“Ya no os llamaré siervos sino amigos”- , una relación de compañeros y colaboradores, llevando más responsabilidades en el camino del Maestro como salvador del mundo.

 

El amigo carga la cruz y lleva la carga de la Luz del Maestro; demuestra las cualidades de la amistad, como Abraham hizo en su vida, u otros chelas que han subido a un nivel de entendimiento del corazón mismo y de la experiencia del Maestro, proporcionando aliento, consuelo, consejo y apoyo, por lealtad, tanto para los propósitos como para la persona del Maestro.

 

4. Hermano: El grado de hermano es el nivel en que la unicidad de la relación Gurú-chela, Alfa-Omega, se completa a través del intercambio horizontal de corazón a corazón en forma de ocho; el Gurú ha hecho al discípulo parte real de su propia carne y sangre y le ha otorgado el pleno moméntum de su propia realización y porciones de su manto y autoridad en preparación para la ascensión del Maestro y para que el discípulo asuma una parte del cargo del Maestro o el cargo en su totalidad. Ésta es la relación de Amor ejemplificada entre Jesús y Juan, su Madre, María, y tal vez su propio hermano (o primo) carnal, Santiago.

 

5. Cristo, o Ser Crístico: el Ungido de la Palabra Encarnada.

 

Edad de Oro.

Edad en cuyo amanecer nos encontramos. Conocida en sánscrito como Satya Yuga, tiene una duración de 1.728.000 años, pero esta vez será permanente. El Maestro Saint Germain es el Rey para los primeros 2.000 años de esta Edad.


Era de Acuario.

Era actual en cuya influencia entró nuestro Logos Solar en el año de 1954, bajo la radiación del Rey de la Edad de Oro, el Maestro Saint Germain.


Estrella del Amor.

Fue revelada su existencia por el Maestro Saint Germain en el libro "Instrucción de un Maestro Ascendido". Tiene su énclave en la ciudad de Belén y su esplendor estuvo presente al nacer el Maestro Jesús. En el año 2.000 su efusión ha vuelto a la Tierra. El color de la Estrella del Amor es Dorado con radiación rosa multicolor. La Navidad atrae la radiación de esta estrella. Se puede sintonizar su efusión escuchando "Oh little town of Bethlehem" y "Una aura amorosa" de Wolfgang Amadeus Mozart.

 

Excalibur.
Es la espada del Rey Arturo surgida del lago donde una Ninfa llamada La Dama del Lago o Viviana se la entregó.

Exorcismo.
Ejercicio mediante el cual se expulsa las fuerzas siniestras o creaciones humanas de un ser humano, condición o cosa. Es muy efectivo el Exorcismo del Arcángel Miguel.

 

 

El Morya.

Maestro ascendido instructor y patrocinador de los mensajeros, Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Propher, y fundador de The Summit Lighthouse. Es el Jefe del Consejo de Darjeeling de la Gran Hermandad Blanca. Señor o chohán del primer rayo de la voluntad de Dios.

 

Elementales.

Seres de la tierra, el aire, el fuego y el agua; espíritus de la naturaleza que son los siervos de Dios y del hombre en los planos de la materia para el establecimiento y mantenimiento del plano físico como plataforma para la evolución del alma. Los elementales que sirven bajo el elemento fuego son llamados salamandras; los que sirven bajo el elemento aire, silfos; los del elemento agua, ondinas; y los de la tierra, gnomos. (Véase en las páginas 57 a 59 una explicación detallada sobre el elemental del cuerpo.)

 

Elohim.

Los siete poderosos Elohim y sus complementes divinos son los constructores de la forma. Elohim es el nombre de Dios que se usa en el primer versículo de la Biblia: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). Los siete Elohim son los “siete espíritus de Dios” nombrados en el Apocalipsis (4:5) y las “estrellas del alba” que cantaban a coro en el principio, como el Señor le reveló a Job (38:7). En el orden de la jerarquía, los Elohim y los seres cósmicos llevan la concentración mayor— la más elevada— de luz que podemos comprender en nuestro actual estado de evolución.


Elohim.

Los siete poderosos Elohim y sus complementes divinos son los constructores de la forma. Elohim es el nombre de Dios que se usa en el primer versículo de la Biblia: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). Los siete Elohim son los “siete espíritus de Dios” nombrados en el Apocalipsis (4:5) y las “estrellas del alba” que cantaban a coro en el principio, como el Señor le reveló a Job (38:7). En el orden de la jerarquía, los Elohim y los seres cósmicos llevan la concentración mayor— la más elevada— de luz que podemos comprender en nuestro actual estado de evolución.

 

Espíritu.

Polaridad masculina de la Deidad; la coordenada de la Materia; Dios como Padre, que necesariamente incluye en Sí mismo a Dios Madre y es, por lo tanto, conocido como el Dios Padre/Madre; el plano de perfección de la Presencia YO SOY; la morada de los maestros ascendidos en el reino de Dios. (Cuando se escribe con minúscula, “espíritu”, el término es sinónimo de entidades astrales o entes desencarnados.)

 

Espíritu Santo.

Tercera Persona de la Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo); las lenguas hendidas de friego, que descendieron sobre los discípulos en Pentecostés. En la Trinidad hindú de Brahma, Visnú y Siva, el Espíritu Santo se corresponde con Siva. El representante del Espíritu Santo para quienes evolucionan en la Tierra es el maestro ascendido que ocupa el cargo de Maha Chohán.

 

Ego Divino.

Percepción de la verdad individualidad en y como el Yo Crístico, el Yo Divino, o la Presencia YO SOY; la  Conciencia Superior; la Fuente u Origen del hombre. El propio sentido de individualidad en el punto de su origen; mónada Divina.

 

Ego humano.

El punto de la personalidad que abraza a la conciencia humana y todo lo que ella representa como verdadera identidad; el anti-ser, la imagen sintética. No obstante, el ego positivo, exitoso y con una utoimagen sana, es precisamente el ingrediente vital que permite el ego humano alcanzar el Ego Divino con arrojo, paso a paso, renunciando a sí mismo, abandonando el pasado hasta que la máscara humana deja de ser un vivo o un artificio. La alegría pura de una existencia radiante será la nueva definición de la identidad y la nueva perspectiva de la Realidad. Es bien sabido que un ego saludable es esencial para abandonarse a Dios, el único y verdadero Ego para todos nosotros.

 

El Morya.

El Maestro Ascendido. Señor (Chohán) del Primer Rayo de la Voluntad de Dios, jefe del Consejo de Darjeeling de la Gran Hermandad Blanca, fundador de The Summit Lighouse, instructor y patrocinador de los Mensajeros Mark L. Prophet y Elizabeth Clare prophet. La extraordinaria devoción del Maestro a la Palabra y las Obras de Dios es una poderosa corriente que ha recorrido las encarnaciones de su alma en la tierra, durante las que permaneció firme en el papel de Abogado, Instructor y Ejemplo delante de nuestro espíritu elevándose hacia el Amor.

 

Encarnado como El Morya Khan; príncipe de Rajput, colaboró estrechamente con Kuthumi, Djwal Kul, Serapis Bey, Saint Germain y otros para fundar la Sociedad Teosófica en 1875. Fue Abraham, el anciano patriarca que surgió de Ur de los caldeos para convertirse en el prototipo y progenitor de las doce tribus de Israel. Regresó como Melchor, uno de los tres reyes magos, y siguió la estrella que anunció el nacimiento de lo mejor de su simiente y quien habría de cumplir las promesas de Dios sus descendientes espirituales.

 

Como Arturo, rey de los britanos, conminó a los caballeros de la Mesa Redonda y a las damas de la corte de Camelot a buscar el santo Grial y a alcanzar, por iniciación, los misterios internos del Cristo. Apareció de nuevo en suelo inglés como Thomas Becket y como Thomas More, ambos martirizados, y jugó dos veces el papel de defensor de la Fe y retador del rey Enrique, nacido también dos veces, como Enrique II y Enrique VIII, dos veces su opresor. En el siglo XVI el trayecto de su alma lo llevó al Oriente en la persona de Akbar, el más grande de los emperadores mongoles, y el XIX a Irlanda, para convertirse en el laureado poeta Thomas Moore. En 1898 el renombrado “Mahatma del Himavat”, El Morya Khan, ascendió al corazón de Dios.

 

Durante los años veinte y treinta el Maestro Ascendido El Morya trabajó con Nicolás y Elena Roerich, que publicaron sus escritos en numerosos volúmenes. En 1958  convocó a Mark L. Prophet para difundir las Enseñanzas de los Maestros ascendidos en las Perlas de sabiduría (Pearls of Wisdom), publicadas por la recién fundada organización The summit Lighthouse. Junto con Saint germain y la Madre María, también entrenó a Elizabeth Clare Prophet para que fuera su Mensajera. Por mediación de su Mensajera encarnada entrega las Enseñanzas del Cristo Universal para la era de Acuario y dirige retiros espirituales con el fin de impartir técnicas espirituales prácticas para hacer frente a los desafíos personales y planetarios plasmados en las profecías de San Juan en el libro del Apocalipsis. La clave musical de El Morya, que capta las frecuencias de su Presencia Electrónica, fue capturada en parte por Sir Edgard Elgar en su Pompa y circunstancia.

 

Elementales del cuerpo.

Ser de la naturaleza (por lo común invisible, opera sin ser notado en la octava física) que sirve al alma desde el momento en que encarna por primera vez en los planos de la Materia para asistir al cuerpo físico. Mide alrededor de un metro y se parece al individuo al que sirve; el elemental del cuerpo, que trabaja al lado del ángel guardián al mando del Yo Crístico regenerador, es el amigo y ayudante invisible del hombre. Véase también elementales.

 

Elementales.

Seres de la tierra, el aire, el fuego y el agua; espíritus de la naturaleza que son los siervos de Dios y el hombre en los planos de la Materia para el establecimiento y sostenimiento del plano físico como plataforma para la evolución del alma. A los elementales que sirven al elemento fuego se les llama salamandras; a los que sirven al elemento aire, silfos; a los que sirven al elemento agua, ondinas; a los que sirven al elemento tierra, gnomos. Véase también Elementales del Cuerpo.

 

Elohim.

(Plural del hebreo Eloha “Dios”.) Uno de los hombres hebreos de Dios, o de los dioses; usado en el Antiguo Testamento aproximadamente 2,500 veces, con el significado de “El Poderoso” o “El Fuerte”. Elohim es un sustantivo uniplural que hace referencia a las llamas gemelas de la Divinidad que componen el “Divino Nosotros”. Cuando se habla específicamente de la mitad masculina o femenina, se conserva la forma plural porque se entiende que una parte del Todo Divino contiene y es el Yo andrógino (el Divino Nosotros). Los Siete Poderosos Elohim y sus contrapartes femeninas son los constructores de la forma; de ahí que Elohim sea el nombre de Dios usado en el primer versículo de la Biblia: “En el principio Dios creó el Cielo y la Tierra.” Los cuatro seres de los elementos sirven directamente bajo los Elohim, “las Cuatro Fuerzas Cósmicas” que tienen dominio sobre los elementales: nomos, silfos, salamandras y ondinas.

 

Los Siete poderosos Elohim son “los siete Espíritus de Dios” nombrados en el Apocalipsis y las “estrellas matutinas” que cantaron juntos al principio, tal como el SEÑOR se las reveló a su siervo Job. También hay cinco Elohim que rodean el núcleo del fuego blanco del Gran Sol Central. En el orden de la  jerarquía, los Elohim y los Seres Cósmicos son los portadores de la concentración y la vibración más alta de Luz que podamos percibir en nuestro estado de evolución. Ellos re-presentan, junto con los cuatro seres de la naturaleza, sus consortes y los constructores elementales de la forma, el poder de nuestro padre como el Creador (el rayo azul). Los Siete Arcángeles y sus complementos divinos, los grandes serafines, los querubines y las huestes angelicales representan el Amor de Dios en la ardiente intensidad del Espíritu Santo (el rayo rosa). Los Siete Chohanes de los Rayos y todos los Maestros Ascendidos, junto con los hijos e hijas de Dios no ascendidos, representan la sabiduría de la Ley del Logos en la función del Hijo (el rayo amarillo). Estos tres reinos forman una manifestación  triple y trabajan equilibradamente para desacelerar las energías de la Trinidad. Entonar el sonido sagrado “Elohim” libera el tremendo poder de su Autopercepción Divina, desacelerada para que usemos en santidad por mediación del Cristo Cósmico.

 

Los siguientes son los hombres de los Siete Elohim, los rayos en los que prestan su servicio y la ubicación de sus retiros etéricos: Primer Rayo, Hércules y Amazonia, Half Dome, Sierra Nevada, Parque Nacional Yosemite, California, EUA: Segundo Rayo, Apolo y Lúmina, Baja Sajonia occidental, Alemania. Tercer Rayo, Heros y Amora, lago Winnipeg, Canadá. Cuarto rayo, Pureza y Astrea, en las proximidades del golfo Arcángel, vertiente sudoriental del mar Blanco, Rusia. Quinto Rayo, Ciclopea y Virginia. Cordillera del Altai, donde convergen China, Liberia y Mongolia, cerca de Tabun Bogdo. Sexto rayo, Paz y Aloha, islas Hawai. Séptimo rayo, Arturo y Victoria, cerca de Luanda, Angola, en África.

 

Era dorada.

Un ciclo de iluminación, paz y armonía en el que las almas se unen con la Llama del Cristo para el cumplimiento del plan divino, “como Arriba, así abajo”. A través de la convergencia del plano etérico y la capa etérica con los tres vehículos inferiores del cuerpo planetario y sus evoluciones, el reino de los cielos se manifestará en la tierra tal como ya existe ahora en la octava etérica. Véase también Cuerpo etérico.)

 

Escuelas de misterios.

Desde la expulsión del hombre y la mujer del Jardín del Edén (la escuela de Misterios del Señor Maitreya, que simboliza la conciencia pura de Dios: E-Don, esto es, sabiduría divina o Elohim Dominion, Dominio de los Elohim) debido al mal uso del fuego sagrado en la aplicación incorrecta del libre albedrío, la Gran Hermandad Blanca ha mantenido escuelas de misterios, o retiros. Éstas han servido como depositarias del conocimiento del fuego sagrado que se otorga a las llamas gemelas cuando han demostrado la disciplina necesaria para mantener el camino del Árbol de la Vida. Después de la Caída (el descenso intencionado a planos inferiores de conciencia), la Gran Hermandad Blanca patrocinó escuelas de misterios en Lemuria y la Atlántida, en donde se enseñaban las verdades espirituales más elevadas a aquellos que estaban deseosos de guardar las disciplinas de los adeptos. El sangha del Buda, la comunidad son algunas de las más recientes escuelas de misterios. Otras escuelas se localizaban en los Himalayas, en el Lejano Oriente y en Egipto, así como en Europa y en Sudamérica. Una tras una, estas escuelas de misterios fueron destruidas o desintegradas.

 

Dondequiera que estas escuelas de misterios han sido destruidas, los Maestros Ascendidos que las patrocinaron retiraron sus llamas y templos sagrados y los trasladaron a sus retiros en el plano etérico. Aquí sus discípulos son entrenados entre  encarnaciones y en sus cuerpos más sutiles (durante el sueño o samadhi) para que puedan alcanzar el Autoconocimiento Divino al que la humanidad en masa no había tenido acceso en el plano físico por siglos, hasta que Saint Germain nuevamente lo promovió en este siglo. En 1984 el señor Maitreya restableció esta escuela de misterios en el Rancho Royal Teton, en el sudoeste de Montana, EUA.

 

Espíritu.

La polaridad masculina de la Divinidad; la coordinada de la Materia; Dios como padre, que necesariamente incluye dentro de Su propia polaridad a Dios como madre y de ahí que se le conozca como Dios Padre-Madre. El plano de la Presencia YO SOY, de la perfección; el lugar de morada de los Maestros Ascendidos en el reino de Dios. (En minúsculas, como en “espíritus”, es sinónimo de desencarnado o entidades astrales; “espíritu”, en singular y con minúsculas, y alma se usa indistintamente.)

 

Espíritu Santo.

La Tercera persona de la Trinidad; la omnipresencia de Dios; las lenguas hendidas de fuego que focalizan a Dios Padre-Madre, también llamado el fuego sagrado; las energías de Vida que animan un cosmos. En la Trinidad hindú de Brama, Vishmu y Shiva, el espíritu Santo corresponde a Shiva, conocido como el Destructor-Libe-rador porque su Amor todoconsumidor, cuando se invoca en los planos de la Materia, ata a las fuerzas de l mal y transmuta la causa y efecto de las creaciones erróneas del hombre, liberándolo de la prisión de su karma y de los seres oscuros que la habitan. El prana es la esencia del Espíritu Santo que ingerimos con el aliento del fuego sagrado a través de los chakras para nutrir a los cuatro cuerpos inferiores. El espíritu santo focaliza el equilibrio del Dios Padre-Madre en el núcleo de fuego blanco del ser. El exorcismo de los espíritus malignos y de las entidades impuras se realiza mediante el fuego sagrado del espíritu Santo en el nombre del Cristo y del YO SOY EL QUE YO SOY. Los nueve dones del Espíritu Santo son poderes que se otorgan a los siervos del señor para atar a la muerte y el infierno y realizar Sus obras en la tierra.

 

La persona y la Llama del espíritu Santo es el Consolador que Jesús prometió que vendría cuando nuestro Señor nos dejara –a iluminarnos, instruirnos y hacernos recordar todas las cosas que el amado Jesús nos ha enseñado, tanto en la tierra como en el cielo. Cada vez que un hijo o hija de Dios asciende a la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY, el espíritu Santo desciende para llenar el vacío y magnificar la Presencia del señor en la tierra. Es éste el ritual del descenso del espíritu Santo prometido por Jesús a sus discípulos cuando el Maestro dijo: “Permaneced en la ciudad de Jerusalén hasta que seáis dotados del poder de las alturas”, que ocurrió en Pentecostés.

 

El representante de la llama del espíritu Santo para las evoluciones de la tierra es el Maestro Ascendido que ocupa el cargo de Maha Chohán. El Espíritu es la Personalidad Impersonal de la Divinidad y está ubicada en el lado occidental de la Ciudad Cuadrangular. Véase también en la Gráfica de tu Yo Divino.

 

 

Etérico.

Relativo al plano más elevado del cosmo Material, es decir, el mundo celestial. La frecuencia etérica y su correspondiente plano de conciencia es el depositario del diseño de fuego interno de todo el universo físico.

 


GLOSARIO

PRINCIPAL